CLAVE Nº2 ¿CÓMO AJUSTAR?

*** EL AJUSTE, UNA ACTITUD EXPERIMENTAL.

2.1  ACTITUD DE AJUSTE  Y MÉTODO EXPERIMENTAL.

MECANISMOS SUBCONSCIENTES DE DEFENSA Y MANIPULACIÓN DE LA REALIDAD.

Corregir un error mental puede llevar más o menos tiempo pero no es demasiado complicado; sólo hay que interiorizar que el pensamiento erróneo es (técnicamente) una enfermedad mental: tiene sus causas (mal aprendizaje) y sus síntomas (malestar, conflicto, vacío, sufrimiento…) como cualquier otra enfermedad. Para corregirlo el tratamiento es el siguiente: localizar el error (pensamiento o creencia erróneos), entender cómo funciona, buscar un pensamiento más ajustado y cambiar el bueno por el malo. Vamos a recordar que los cambios tenemos que hacerlos en nuestro subconsciente por lo que es aconsejable conocerlo un poco mejor. Nuestro subconsciente “defiende” sus programas aprendidos utilizando algunos mecanismos que tendremos que vigilar si queremos mejorar nuestros resultados; entre otros:

– Racionalización: excusas y justificaciones.

– Proyección: atribuir al exterior la culpa de lo que nos ocurre.

– Represión: obviar, olvidar o disimular el malestar o problema.

– Compensación: intentar compensar un “complejo” o una deficiencia aparentando otras capacidades.

– Conversión: transformar el conflicto mental en un síntoma físico (trastorno psicosomático).

– Filiación: asumir características de la personalidad para ser aceptados por una persona o un grupo.

– Contra Reacción: sentir una cosa pero hacer/aparentar la contraria.

– Desplazamiento: aliviarse proyectando la ansiedad hacia otras personas o hacia hábitos perjudiciales.

– Negación: incapacidad de aceptar las evidencias (obviar o negar el malestar y la desmotivación).

La mayoría de estos movimientos no son voluntarios ni conscientes, pero  los tenemos completamente normalizados; nos ocurren a todos en mayor o menor medida. El problema está en que mantienen y potencian el funcionamiento erróneo: desgaste afectivo, negación y frustración acumulada, auto justificación constante, actitud defensiva, desconfianza, ineficacia, insatisfacción, pérdida de la alegría natural y de la espontaneidad… un panorama muy limitador que bloquea nuestras capacidades y las oportunidades que se nos presentan.

TODO PROCEDE DE LA NECESIDAD (NO CONSCIENTE) DE CUMPLIR CON LAS EXIGENCIAS DE NUESTRO MODELO CONDICIONADO BASADO EN LAS DEPENDENCIAS Y LAS APARIENCIAS. Pero no conseguimos cumplir con tanta demanda y no alcanzamos el nivel de aceptación que buscamos; por eso (en vez de buscar soluciones) aliviamos nuestra frustración inventando todos estos mecanismos de defensa (vienen a ser una especie de anestesia para el desorientado y cansino personaje con el que nos hemos confundido). Veremos que en la medida que aprendamos a tomar el control de nuestra programación mental irán desapareciendo solos. EL CÓDIGO DE REPROGRAMACIÓN DE NUESTRO SUBCONSCIENTE SE BASA EN DOS FACTORES: IMPACTO Y REPETICIÓN.  Las fases que utilizaremos en este proceso son:

1- La Reflexión: Primero hay que comprender la importancia de sustituir un pensamiento desajustado por otro más realista y efectivo (“No creo que pueda” por “está por ver si puedo o no, voy a buscar la manera de hacerlo”). Y además es fundamental tomar consciencia de que cada intento de mejora es una oportunidad para aprender y ejercitar nuestras capacidades.

2- La Decantación: Para que el cambio se haga efectivo tenemos que introducir esas Reflexiones en un nivel más profundo de nuestra mente, para sustituir nuestros automatismos problemáticos por otros más ajustados. Para lograrlo las herramientas más eficaces son el Impacto/Sentimiento y las Imágenes Mentales. Las imágenes han de ser claras, sencillas y acompañadas por sentimiento de confianza. Nuestra confianza y motivación no pueden estar basadas en el “flipamiento positivo” sino en un análisis racional de las posibilidades reales. Si lo tomamos con un mínimo de seriedad, no tardaremos en observar que nuestra actitud empieza a cambiar en la dirección prevista, mejorando nuestras sensaciones internas y nuestros resultados externos (Umbral Funcional).

El Método Experimental será el procedimiento que utilizaremos para realizar nuestro Reto de Ajustes o de Corrección de Errores; consta de los siguientes pasos:

MÉTODO DE AJUSTE EXPERIMENTAL (AVIA):

Es el procedimiento más eficaz para avanzar en nuestro proceso de Ajustes; lo llamaremos AVIA (Análisis-Visualización-Impacto-Acción):

Paso 1: Observación y Análisis:

1.1. Comprensión y reconocimiento del error. Observación.

Lo primero es ver u observar el error y reconocer honestamente la posibilidad de estar cometiéndolo cuando aparecen los síntomas que queremos corregir (nerviosismo, tensión, tristeza, preocupación, conflictos y similares). Observar si esos síntomas van acompañados de afirmaciones imperativas (excesiva sensación de verdad), exigencias desmedidas (hacía nosotros, los demás o las circunstancias), generalizaciones negativas (Nada me sale bien, todo es una m…) y en general juzgar de forma tremendista las situaciones y a las personas o a sus actos. También hay que vigilar el empecinamiento (negarse a contemplar las cosas de otra manera). LE ASEGURO QUE PUEDE USTED SORPRENDERSE DEL GRADO DE NECEDAD QUE PUEDE UNO DETECTAR CUANDO APRENDE A AUTO-OBSERVARSE; ESO SÍ HÁGALO CON HUMOR.

Esta vigilancia es importante porque cuanto antes se detecta un error más fácil es corregirlo. Estos son algunos “movimientos” que tenemos que aprender a detectar:

Negar las evidencias, complicar lo sencillo y resistirse al cambio.

Decir “yo soy así” “las cosas son como son” o “yo creo esto o lo otro”; recordemos que no somos nuestra forma de ser, sino la posibilidad de ser y de hacer.

Subestimar o rechazar la OPORTUNIDAD de hacer una revisión prudente de nuestros planteamientos vitales.

Recordemos que partimos de un estado de Indefensión Aprendida que tiende a convencernos (equivocadamente la mayor parte de las veces) de que no podemos hacer nada ante una situación determinada. Hay que salir de ese estado porque es el principal causante del estancamiento, las quejas y las excusas. Veremos que se sale de él ENTRENANDO nuestras Capacidades Comprensiva y Ejecutiva.

1.2. Análisis funcional o causal:

Consiste en hacer un análisis reflexivo de las causas del error y las posibles soluciones al mismo; nuestras posibilidades de éxito aumentarán en la medida que comprendamos cómo funciona el error que estamos Ajustando (patrones causales). Para ello hemos de hacernos preguntas sencillas, pero esenciales (por qué, cómo, qué, cuándo); evitando llegar a conclusiones demasiado rápidas negando o creyendo sin más lo que nuestra mente nos cuele. Se trata de localizar evidencias  que nos den claridad suficiente para superar el reto. Veamos algunos criterios que nos permitirán comprobar si una idea o perspectiva es mínimamente razonable:

– Empirista: aceptar como posible verdad solo aquello que podamos comprobar personalmente.

– Lógico: elaborar razonamientos bien ordenados y concluidos, sin contradicciones o argumentos mediocres.

– Flexible: El análisis ha de estar abierto al cambio si aparecen nuevos hechos o información significativa, huyendo del empecinamiento que es la manera más tonta de crear problemas.

– Moralmente neutro: En términos objetivos y absolutos nada es bueno o malo, sino que depende de las circunstancias y del contexto. El Cosmos y la Naturaleza no se rigen por la pena ni por criterios morales; y no dudan en actuar con contundencia si tienen que defender su proceso/proyecto.

– Probabilista: La conclusión a la que lleguemos no es nunca una certeza, sino la más probable o posible que podemos obtener con la información de la disponemos, desde nuestro punto de vista y en ese momento.

En definitiva, se trata de utilizar la Observación y el Análisis para obtener la mejor VISIÓN posible de cómo se produce  el error y cómo puede ajustarse.

Paso 2: Visualización e impacto:

Reconocido el error y analizadas tanto sus causas como las posibles soluciones, hay que trazar una estrategia para aumentar las garantías del cambio. Ha de ser una estrategia que podamos interiorizar/visualizar (o sea sencilla, clara y bien definida); de manera que tenemos que CONCRETAR lo mejor posible qué acciones vamos a realizar para el cambio, cuándo y cómo vamos a llevarlas a cabo.

Para ello visualizaremos nuestra estrategia con el máximo detalle que nos sea posible; cuanto más claramente podamos definir nuestra nueva postura mejor; interiorizaremos los objetivos que perseguimos y las actuaciones programadas. Utilizaremos imágenes sencillas, para que puedan provocar el impacto necesario que contrarreste la inercia que tiene el error que estamos acometiendo. Tenemos que buscar la manera de SENTIR REPETIDAMENTE la importancia de hacer los cambios programados.

Nuestra Actitud ha de ser de total determinación pero muy tranquila; nos concentraremos en disfrutar del Juego de Ajustes, SIN EXPECTATIVAS. ES FUNDAMENTAL NO JUZGAR LOS RESULTADOS; SIMPLE-MENTE OBSERVARLOS PARA IR TOMANDO LAS DECISIONES ADECUADAS. Los avances estarán garantizados en la medida que apliquemos con un mínimo de disciplina a nuestras estrategias.

Hemos de valorar los pequeños avances y tomar la decisión de llegar hasta el final pase lo que pase, cuando nuestra mente se de cuenta de nuestra determinación ira cediendo su mandato.

Paso 3: Aplicación y seguimiento:

3.1. Aplicación.

Las fases anteriores son importantísimas, pero la que nos aportará maestría y los resultados que andamos buscando será la aplicación efectiva en nuestra vida diaria; en nuestro laboratorio cotidiano. Solo cuando empecemos a aplicar las estrategias y acciones de corrección del error en el día a día, podremos decir que hemos empezado Realmente nuestro Reto de Ajustes.

Es muy importante que la aplicación práctica respete la estrategia que hayamos marcado para garantizar los resultados. Si no le prestamos suficiente atención, lo hacemos desordenadamente o no hemos comprendido bien el procedimiento tenemos que darnos cuenta, porque si no, nuestra mente aprovechará la oportunidad para convencernos de que no funciona el método o de que no podemos conseguirlo. Es muy conveniente sistematizar espacios/momentos de mentalización y planificación durante el día, buscar maneras de recordar/aplicar el proceso y hacer un seguimiento de los resultados al final del día para sacar conclusiones y tomar decisiones de Ajuste.

3.2. Seguimiento.

Comprobar si el cambio está dando los frutos adecuados, es una parte esencial del proceso; es la única manera fiable de saber que estamos aplicando correctamente el procedimiento de corrección de errores. Los síntomas que deben aparecer progresivamente son: mayor estabilidad de ánimo, sensación de calma, disminución del ruido mental; de las preocupaciones y las quejas, tendencia a simplificar la cosas, aumento de la confianza y de la capacidad de concentración…

Es fundamental que entienda esto: si aparece alguna dificultad en la aplicación del Procedimiento tenemos que resolverla (es una Zona de Aprendizaje) antes de seguir haciendo un tratamiento a medias; de lo contrario nuestra mente buscará la manera de desmotivarnos y sacarnos del Juego. Para que algo funcione bien hay que hacerlo bien, hacerlo a medias es mejor que no hacer nada, pero los resultados también serán a medias.

***ACTITUD DE AJUSTE:

NUESTRA ACTITUD ES CONSECUENCIA DE NUESTRO ESTADO MENTAL Y NEUROLÓGICO, que nos pre-dispone a actuar de una manera determinada y nos “orienta” hacia las metas y objetivos que nuestra mente tiene programados. Esa actitud controla nuestras acciones-reacciones, forja nuestros hábitos y determina nuestra Calidad de Vida.

Son 2 los principales factores que determinan nuestra Actitud: Nuestra manera de Interpretar la Realidad y  las Respuestas emocionales y conductuales asociadas a esa interpretación. Los dos son aprendidos.

Una actitud desajustada es  reactiva y dependiente. Los resultados de esa actitud están a la vista (inseguridad, insatisfacción, inestabilidad, quejas…). Olvídese de echarle al mundo la culpa de esos resultados y céntrese en hacer lo que Realmente está en su mano: Ajustar su Actitud recuperando el control de sus Capacidades Esenciales (Afectiva, Comprensiva y Ejecutiva). El objetivo de este Método es ayudarle a hacerlo.

Esperar a que las cosas mejoren sin cambiar nuestra actitud, pensar que es imposible, adivinar dificultades, echar balones fuera, quejarse, excusarse, interpretar el pasado, pre-ocuparse por el futuro…esa es la vía correcta para perpetuar la insatisfacción y el conflicto.

La Actitud de Ajuste es una posición experimental, no especulativa, que utiliza los recursos internos para lograr una visión más adecuada de la Realidad. Su objetivo es ajustar progresivamente nuestra manera actual de funcionar (dirigida por nuestro Modelo Mental Personal y sus Cadenas Mentales) implementando el Método Experimental en nuestras vidas. Lo que haremos para conseguirlo será entrenar el Estado Base del Juego de Ajustes: la PCG (Posición de Control y Gestión).

POSICIÓN DE CONTROL Y GESTIÓN (PCG):

1-“P” Posición y Estado de Referencia.

El paso principal para iniciar la Actitud de Ajuste es marcar un Estado de Referencia partiendo de la Calma y de tomar cierta Distancia respecto a las situaciones que estemos manejando; si entrenamos esas 2 Sensaciones iremos consiguiendo la Posición Base de Observador-Experimentador. La Calma es la variable sagrada del Método de Ajustes, es la llave que abre el Proceso de crecimiento y además es nuestro estado natural, pues aparece sola cuando la mente se calla (es el estado que tratan de conseguir el zen, el mindfulness y otras técnicas tan de moda). Lo más patético es que la Calma está ahí siempre, pero nuestras Cadenas Mentales nos impiden disfrutarla generando movimientos emocionales de mayor o menor intensidad. En la medida que perdemos nuestro estado natural de calma (que puede observarse en el resto de los animales porque no tienen el “melón” tan desajustado) aparecen la cerrazón y las inercias que nos impiden aprender de la circunstancias; manteniéndonos en el error, el conflicto y el estancamiento. Es tan importante esta variable que en el Método la hemos denominado CALMA INNEGOCIABLE ¿Por qué le ponemos el apellido Innegociable? Porque nuestra mente tiene un montón de programas que intentarán sacarnos de ella ¿Ha escuchado alguna vez estas expresiones?: “Como no me voy a enfadar si…””Es imposible no preocuparse cuando…””Ya decía yo que…”. En fin, lo que espero que admita es que desde la calma; además de encontrarse uno mucho mejor; se suele actuar de una manera más eficaz y razonable que desde las emociones. Así que tendremos que dejarle muy claro a nuestra mente que TODO ES NEGOCIABLE MENOS LA CALMA (No invierta donde no haya calma).

Es fundamental que SINTAMOS esa POSICIÓN de Observador que nos permita vigilar los movimientos mentales que nos sacan del Estado de Referencia. LA CLAVE ESTÁ EN COMPRENDER Y TOMAR CONSCIENCIA DE QUE CUALQUIER SÍNTOMA NEGATIVO ES UN ERROR MENTAL. Este paso nos permitirá apuntar en la dirección correcta cuando aparezca alguna señal de malestar o conflicto: nuestras Cadenas Mentales. Nuestro objetivo es conseguir que nuestra mente no choque con la Realidad empleando mejor nuestra Capacidad de gestionar las situaciones que nos plantea.

Desde esta POSICIÓN hay que tomar consciencia de que nuestra actitud tiene que centrarse en el presente y en valorar muchísimo los avances que vayamos consiguiendo. Decimos esto porque estamos tan acostumbrados a crearnos expectativas irrealistas, que somos capaces de juzgar equivocadamente los resultados de nuestro Reto de Ajustes. Que no le quepa duda de que si está usted más pendiente de lo que falta que de lo que está logrando, su mente le sacará del Juego y recuperará el mando de nuevo.

El Estado de Referencia nos proporcionará, poco a poco, una estabilidad de ánimo –ecuanimidad- que nos permitirá tomar consciencia de que estamos experimentando con un tiempo limitado, pero esencial para nuestro desarrollo evolutivo. Aumentarán progresivamente la capacidad de concentración, la comprensión de los asuntos que estemos manejando, la simplificación y el disfrute tranquilo.

La Posición nos hará sentir el Presente de otra manera; nos daremos cuenta de que lo único Real es cada instante. El pasado (memoria) y el futuro (adivinación) dejarán de invadir nuestra atención. Desde la Posición utilizaremos el pasado para buscar información y el futuro para planificar nuestras estrategias de mejora; y sólo cuando lo veamos conveniente. El objetivo de la Posición es pasar progresivamente del Nivel mental (Ego) al Nivel Real (Yo Real Observador-Experimentador) para Controlar lo que piensa, siente y hace nuestra Herramienta Experimental (cuerpo-mente).

2- “C” Control de la herramienta. Cuerpo-mente.

Las Cadenas Mentales que aprenderemos a reprogramar están controlando nuestro cuerpo (velocidad, postura, tensiones…) y nuestra mente (miedos, deseos, preocupaciones…), influyendo en nuestra salud y calidad de vida mucho más de lo que imaginamos. Nuestra mente controla el pensamiento, las sensaciones y dirige las acciones de nuestra herramienta experimental.

Desde la Posición, nuestro primer objetivo será recuperar progresivamente el control sobre nuestro cuerpo y nuestra mente.  Disponemos de 3 Planos en nuestra herramienta experimental: Físico, Químico y Mental. Revisaremos y ajustaremos 3 parámetros en cada uno de los Planos: Descanso,  Ejercicio e Ingesta (DEI).

3- “G” Gestión de las Circunstancias.

Desde la Posición y con nuestra herramienta más controlada, rehabilitaremos las PREGUNTAS para abrir nuestra Capacidad Comprensiva y desarrollar Estrategias que nos permitan  reducir las inercias y recuperar el control de nuestra Capacidad Ejecutiva (toma de Decisiones).

La Actitud de Ajuste  es proactiva (ni pasiva ni reactiva) y orientada a lo significativo (las variables que realmente determinan la Calidad de Vida Real). Estas son sus Bases:

– La Comprensión Correcta de las Circunstancias que manejamos: recuperando la Pregunta para mejorar progresivamente nuestra capacidad de analizar y crear alternativas. Esto conllevará el entrenamiento de nuestras habilidades de interacción y gestión .

– El Disfrute de Aprender: hemos de comprender que el esfuerzo y el sacrificio son las alternativas que nos han “vendido” para sobrellevar la torpeza y la desmotivación asociadas a un aprendizaje erróneo.

– La Suma: Una orientación eco-lógica (no ego-lógica), que saque el mejor partido posible de la diversidad y utilice de forma sostenible los recursos individuales y grupales.

Hemos aprendido a identificarnos a nosotros y a los demás con las “formas de ser”. Cuando etiquetamos algo, esa etiqueta/juicio gestiona nuestra manera de funcionar; condiciona  y limita  nuestra Inversión de Capacidades (por ejemplo: la etiqueta “soy tímido” gestiona nuestra capacidad comunicativa).

Hay que entender que las “formas de ser” son estados (distintas maneras de utilizar nuestras Capacidades) que pueden ajustarse para mejorar los resultados. Comprender que estamos GESTIONANDO ESTADOS es un paso imprescindible para motivarnos a buscar las causas de nuestros problemas internos –Inseguridad, queja, dispersión, desorden…- o externos –conflictos, dependencias excesivas…-

Así que LAS CLAVES PARA GESTIONAR CORRECTA-MENTE SON:

-Detectar/Reconocer una Zona de Ajuste o Mejora.

– Analizar tranquila-mente el asunto, de manera simplificada y ordenada.

– Estudiar alternativas o posibles soluciones.

– Planificar estrategias y concretar acciones.

– Aplicarlas y hacer un seguimiento.

4-LOS TRES ESCALONES:

EN DEFINITIVA, LA ACTITUD CORRECTA PARA GESTIONAR NUESTRAS EXPERIENCIAS SE BASA EN TRES ESCALONES:

– Sentir la POSICIÓN DE OBSERVADOR  y, desde ella, gestionar lo que piensa, siente y hace tu herramienta experimental (cuerpo-mente); controlando el Campo Afectivo con la Calma Innegociable como base.

– Tomar Consciencia de Aprendizaje recuperando las PREGUNTAS para habilitar/desarrollar el Campo Comprensivo.

– Ir tomando decisiones en base a Criterios de Ajuste (no en base a creencias) para poder controlar la respuesta en el Campo Ejecutivo.

Antes de seguir,  es fundamental que sepamos que tenemos instalados algunos mecanismos mentales que pueden bloquear la aplicación práctica de nuestro Proceso de Ajustes. Estas trampas suelen aparecer cuando queremos poner en marcha algún cambio y lo dificultan o lo impiden. Si decidimos comenzar nuestro proceso  y ese interés no acaba de reflejarse de manera consistente en el día a día, nos conviene comprobar si es debido a alguna de las siguientes Trampas Mentales:

***2.2 TRAMPAS MENTALES QUE DIFICULTAN EL RETO DE AJUSTES:

FALSA ATRIBUCIÓN CAUSAL.

Nos equivocamos demasiadas veces cuando juzgamos las causas de nuestra Calidad de Vida. ¿Qué importancia tiene este error? Muy poca: Cuando apuntamos hacia fuera para establecer las causas de lo que nos ocurre (el mundo, mis hijos, mis amigos, mi jefe, mi vecino…mi-mi-mi….), estamos cediendo el control sobre nuestras vidas a esos estímulos, porque les damos el poder sobre nuestros pensamientos, emociones y conductas. En el exterior no están las causas sino los efectos de lo que pensamos, sentimos y hacemos. Algunas personas dan un paso más y atribuyen a su pericia lo que les sale bien y a los demás (al mundo, a la vida o a la mala suerte) lo que les sale mal. Todo es mucho más sencillo: si nos encontramos bien lo estamos haciendo bien y si nos encontramos mal, hay algo tenemos que aprender y cambiar. Para avanzar con éxito en nuestro Reto de Ajustes es indispensable reconocer nuestra verdadera Responsabilidad: qué cosas dependen realmente de nosotros, en qué medida y cómo manejarlas. La postura contraria (que es la habitual) es la que nos mantiene en el malestar, la queja y la resignación.

Si creemos que las causas de nuestros problemas están fuera de nosotros (Atribución Externa) no haremos nada para cambiar las cosas y  las circunstancias determinarán nuestra forma de vivir. Pero si giramos el dedo hacia nuestra Actitud (Atribución Interna) nos daremos cuenta que nuestras creencias e identificaciones erróneas están detrás de los malos resultados, buscaremos la manera de ajustarlas y retomaremos el Control.

LAS PRIORIDADES: SIGNIFICACIÓN O IMPORTANCIA DE LAS COSAS.

El ambiente que nos rodea (utilizando el Condicionamiento Emocional) nos manipula una y otra vez para que pensemos, sintamos y actuemos de determinadas maneras. No es tan difícil de observar: nuestro entorno social, cultural y educativo nos presiona con sus ideologías,  dogmas, modas y tendencias. Nos deja bien claro a qué cosas tenemos que darle Importancia y/o prestarles Atención. No tenemos que molestarnos en reflexionar y decidir, basta con obedecer…para no tener “problemas”. Cuando consiguen programar nuestro subconsciente de esa manera, entramos en automático (ya no necesitan seguir presionándonos) y empezamos a hacer con los demás lo mismo que han hecho con nosotros: condicionarlos/manipularlos para que cumplan nuestras expectativas. Patético.

Las prioridades aprendidas están volcadas al exterior: las apariencias, los estudios, el dinero…o sea: “tener” y “parecer”. Literalmente: Vendemos nuestras Vidas. Por eso uno de los principales objetivos de nuestro Juego de Ajustes es revisar la Importancia que le damos a las cosas, para Invertir mejor nuestras Capacidades y sacarles un mayor Rendimiento (Calidad de Vida Real). Métase esto en la cabeza: La Importancia dirige nuestra Atención y detrás van todos nuestros recursos/capacidades.

CREENCIAS Y CONVICCIONES.

Creemos que nuestro punto de vista y lo que sentimos es la verdad. No vemos la Realidad, vemos nuestra realidad; y además creemos que nuestro modelo es el mejor, lo que añade un matiz cualitativo al error anterior. Así, mi punto de vista no solo es el verdadero sino que es el  mejor y en consecuencia, el mundo “debería o no debería”, yo “debería o no debería” ser así. Por lo tanto necesitamos que el mundo se adapte a “mi modelo” sin darnos cuenta que los demás están intentando lo mismo. Todas estas creencias son la base de las dependencias y la principal causa de los conflictos y el sufrimiento.

 RESISTENCIA AL CAMBIO.

Una de las mayores evidencias de que no tenemos el control sobre nuestras vidas  es la Resistencia al cambio; especialmente si va contra nuestros miedos y dependencias. Los principales Trucos que utiliza nuestra mente para impedir un Proceso de Mejoras/Ajustes son:

Truco número 1, NEGACIONES Y EXCUSAS: Nuestra programación mental es una fuente infinita de negaciones y excusas; por más evidente que sea algo es capaz de negarlo “yo no suelo hacer eso” o descartarlo “eso no se puede evitar”; y por más importante que sea hacer cambios se las arregla para aplazarlos con cualquier excusa. Cuando no puede negar el problema, porque es demasiado evidente, lo que hace es hacernos sentir dificultad o imposibilidad. Pretender que mejoren las cosas sin hacer cambios, eso sí que es imposible.

Truco número 2, HÁBITOS E INERCIAS: Ya hemos hablado de  la fuerza que tienen las inercias debido a nuestro funcionamiento automático. No podremos hacer cambios positivos sin liberar progresivamente nuestra Atención del secuestro de nuestros automatismos. La manera de superar este inconveniente con ciertas garantías es haciendo un combinado de paciencia, calma y constancia; o sea no parar hasta conseguirlo y fijar pequeñas rupturas/cambios en las rutinas.

Hemos interiorizado que “Nosotros somos así” y “El mundo es asá”. Cuando uno siente eso es muy difícil que se plantee la posibilidad de hacer algo para mejorar las cosas.

Truco número 3, DEPENDENCIAS Y APEGOS: Veremos que esta es una de las principales Variables que tenemos que Ajustar. Las “Necesidades Creadas/Creídas” generan expectativas y presiones por un lado y miedos e inseguridades por otro; son la causa más evidente del malestar, el sufrimiento y el conflicto. Las Dependencias tienden a manipular nuestras Capacidades convirtiéndonos, a la vez, en egocéntricos manipuladores. La Dependencia realmente peligrosa es la que una persona tiene de algo o de alguien en concreto (no es lo mismo “desear” tener pareja que “creer” que vas a estar mal sin “esa” persona).

Dependencias y Apegos controlan emocionalmente nuestras vidas y son por tanto uno de los mayores obstáculos para hacer cambios positivos en nuestra vida. Las ”Adicciones Emocionales”, como cualquier adicción que no se corrige, acaban en autodestrucción, soledad y desorientación. La falta de habilidad para controlar nuestras emociones nos vuelve inseguros y desconfiados. Todos sabemos que el “calor” de las emociones es fatuo, aparente, inestable…nos crean expectativas poco realistas que nos impiden consolidar sentimientos auténticos y duraderos.

El Proceso de Ajustes desarrolla nuestra Capacidad Analítica o Comprensiva rehabilitando las Preguntas: ¿Esto que mi mente considera necesario, lo es realmente? ¿Qué otras alternativas tengo? Hay que ser realista a la hora de buscar opciones y ser conscientes de que es nuestra actitud dependiente la que no nos permite gestionar correcta-mente ni disfrutar de las cosas. No podremos estar tranquilos ni seguros mientras consintamos que nuestra mente se dedique a inventar necesidades y dependencias. En ese escenario es inevitable que surjan los miedos; entre otros:

– Miedo al fracaso. “No lo intento por si fallo” o “No quiero fallar así que no lo intento”. El miedo es un mecanismo evolutivo que intenta protegernos de algo. De las posibles reacciones al miedo las peores son la parálisis y la resignación (es decir, no hacer nada para cambiar las cosas). El error es una parte esencial del Aprendizaje Real; que consiste en aprender de los errores. No le quepa duda de que el mayor error es vivir con miedo a equivocarse.

– Miedo a “perder algo”. El modelo de aprendizaje que nos han vendido está más basado en las apariencias que en los resultados; tiende a complicar lo sencillo, malgastando nuestras energías y potenciales. El Aprendizaje Real o Ajuste nos proporcionará mejores resultados con menos esfuerzo, es decir, eficacia. Este Proceso le ayudará a Ajustar sus principales miedos bloqueadores utilizando la prudencia y la razón. No va usted a perder nada, lo que va a hacer es quitarse mucho peso de encima.

LA SENSACIÓN DE DIFICULTAD.

Lo que más he escuchado cuando le explico a alguien de que va nuestro Reto de Ajustes es: “ya pero eso es muy difícil”.  Están de acuerdo en que sería genial y no pueden discutir el planteamiento, pero ya “saben” (antes de intentarlo) que no van poder hacerlo. Y aciertan, por supuesto. Ese movimiento mental; que contamina cualquier posibilidad de crecimiento y mejora; se llama Profecía Auto-cumplida (no haces algo porque crees que no se puede). Está basada fundamentalmente en 2 programas mentales que hay que Ajustar:

1- Adivinar sacrificios y dificultades: buen truco para no hacer nada, los problemas se quedan y se agravan; convirtiendo la “comodidad” aparente de no hacer nada al respecto, en un cotidiano atolladero (a eso, con dos…narices, lo han llamado “zona de confort”).

2- Modo dicotómico de pensar “Ahora tener que cambiarlo TODO” “No se pude hacer NADA” “La vida ES ASÍ”. Este modo de pensar cierra y ofusca nuestra visión de cualquier asunto que manejemos. No es fácil encontrar una manera más eficaz de escaquearse (me parece un nombre más claro que procrastinar) o sea: aplazar las cosas para cuando haya tiempo, para el año nuevo, para cuando nos jubilemos…. Demorar es una habilidad que, si se entrena, va atrofiando progresivamente nuestras Capacidades e instalándonos en  ese lamentable estado de incapacidad y resignación que tan bien conocemos y tan bien disimulamos.

EXPECTATIVAS Y APRENDIZAJE NO REALISTA.

Tenemos que ver nuestro Proceso de Ajustes como un agradable juego de cambios progresivos; sentir motivación y reto tranquilo, pero no presión. Valorando y disfrutando de las pequeñas mejoras que vayan apareciendo. En Bajo Nivel de Ajuste vivimos con Expectativas (pretendemos que las cosas sucedan de una determinada manera y en un tiempo concreto) y apegados al resultado; no nos damos cuenta de que la Realidad contiene infinidad de variables y es mucho más imprevisible de lo que “creemos”. La Expectativa es el factor que más influye en la frustración y la desmotivación.

Olvídese de esperar nada; concéntrese en su reto de Ajustes y use los resultados que vayan apareciendo para sacar conclusiones y ver si hay algo que corregir; la calidad de nuestros resultados depende de la calidad de nuestro Proceso de Aprendizaje. Ya hemos visto los tipos de aprendizaje a través de los cuales somos condicionados y que nos transmitimos unos a otros. Nuestro Ambiente nos obliga a emplear los años más cruciales de nuestro aprendizaje en conseguir la aprobación de nuestro entorno y un Título/Papel que certifica que somos capaces de tragar cualquier cosa para que nos den de comer (Efecto Mascota). Existe una desproporción increíble entre el esfuerzo realizado y el conocimiento real que se consigue. Este planteamiento lo que consigue es formatear inútiles que aparentan saber; además consigue otros dos efectos que nos limitan de por vida:

– Genera desinterés o aversión al Aprendizaje, ya que confundimos “eso” con Aprender y sacamos la conclusión de que aprender cuesta mucho y no aporta Realmente gran cosa.

– Sustituye las preguntas y el ensayo-error por el convencimiento y la rigidez mental.

Con este panorama es lógico que aparezcan las dependencias y la falta de confianza real; que son las condiciones ideales para convertirnos en “recursos” fácilmente manipulables.

LOS PATRONES QUE HA DE SEGUIR EL APRENDIZAJE REAL  (que vamos a recuperar con la Actitud de Ajuste) SON:

– Respetar el Sistema Natura de Aprendizaje: Pregunta, Hipótesis, Experimentación y Seguimiento.

– Ser Pro-activo y Significativo: Pasar de convertirnos en simples contenedores de información, más o menos irrelevante, a dirigir nuestros potenciales hacia objetivos que aporten una Calidad de Vida Real.

– Centrado en la calidad del Proceso: comprensión correcta, capacidad analítica, sentido crítico, capacidad de crear soluciones alternativas, ajuste de nuestra capacidad de socialización y comunicativa. Enfocado a confiar en nosotros mismos y a desarrollar libre-mente nuestros potenciales.

– Basado en el Disfrute de Aprender y no en el sacrificio. El esfuerzo es una señal de falta de habilidad como consecuencia de una mala estrategia educativa.

– Orientado a la Competencia Real: No se trata de competir, sino de ser competente (eficaz-efectivo).Una persona Realmente Competente no compite, es más independiente y está más habilitada para aportar y Sumar.

Conocidas las principales trampas que suelen impedir un correcto proceso de Ajustes, vamos a señalar algunas variables que lo favorecen; porque a lo mejor nos conviene “girar” hacia ellas:

 

***2.3 VARIABLES QUE FAVORECEN EL PROCESO:

LA DESIDENTIFICACIÓN.

Nuestra vida gira en torno a lo que llamamos “yo” o “mío”. El Método de Ajustes plantea que lo único que somos todo el tiempo es la suma de 3  Capacidades: Afectiva (querer o rechazar), Comprensiva (entender mejor o peor lo que tenemos delante) y Ejecutiva (actuar de una manera u otra). Cuando nos identificamos con lo que percibimos, pensamos y sentimos (todo ello cambiante), quedamos atrapados en esos movimientos mentales-emocionales y perdemos el control sobre nuestras Capacidades.

Identificarnos con lo que cambia es el más grave de todos nuestros errores mentales (Error Fundamental Nº 1). Nosotros Somos el Experimentador que percibe,  en el exterior solo hay retos para desarrollar la expresión de nuestros potenciales.

EL DESCONDICIONAMIENTO.

Es esencial que entendamos que lo que estamos buscando fuera, está dentro de nosotros. Cuando sentimos una gran satisfacción por algún acontecimiento externo, esa sensación ¿procede del exterior o de nuestro interior?  Si recibimos un abrazo de una persona a la que queremos, la alegría o la ternura que sentimos ¿procede de nuestra capacidad afectiva interior o entra por la espalda a través de los brazos de la persona que nos abraza? Si esas Sensaciones proceden de nosotros ¿por qué les damos la llave de nuestra “botica” interna (tristeza o alegría) a los estímulos externos? ¿Le parece importante esta pregunta? Supongo que sí; porque de este error proceden todos nuestros apegos y dependencias: de creer que  son  esos estímulos los que “nos aportan”  esas sensaciones.

Aprendemos a asociar nuestro bienestar/malestar con las circunstancias (condicionamiento = poner condiciones para estar bien) (Error Fundamental Nº2). El Proceso de Ajustes nos permite recuperar progresivamente el control sobre nuestra botica/sensaciones. Se trata de  comprender que, en Realidad, nuestro bienestar no depende de nadie y dejarle claro a los demás que el suyo no depende de nosotros. Para que esto sea posible lo único que necesitamos es analizar con calma la cantidad de sufrimiento que aporta ese Mal-entendido.

Alcanzar la Plenitud o Satisfacción Real depende única y exclusivamente de cada uno; es un Potencial que está dentro de nosotros; así que aprenderemos a disfrutarlo independiente-mente de las circunstancias.

LA MOTIVACIÓN.

Hay que hacerle comprender a nuestra mente que eliminar los errores de aprendizaje y  desarrollar nuestras Capacidades es el más importante y rentable de nuestros objetivos personales. Cuando sentimos malestar en el cuerpo acudimos al médico, porque sabemos que hay algún desajuste en nuestro funcionamiento físico-químico ¿por qué no hacemos lo mismo con el malestar psicológico? Porque hemos normalizado la desmotivación, la frustración, la desgana y los disgustos.

Eliminar de nuestras vidas el sufrimiento y el malestar ya debería de ser un gran motivador. Pero es que además  si aprende usted a hacerlo podrá ayudar a otros a hacerlo (piense en sus seres queridos). El único apoyo Real que se puede ofrecer a una persona es ayudarla a comprender su funcionamiento psicológico y los errores que pueden convertirle en un dependiente y amárgale la vida. El motivo más loable para iniciar un proceso de Aprendizaje dirigido a la Mejora Personal  es que también  sea útil a los demás. Así que hay que vencer la inercia, las excusas y la pereza. Se trata de ilusionarse con ese Reto tan rentable, con un enfoque realista (sin expectativas absurdas) con persistencia y una confianza  inamovible.

La desmotivación es molesta porque es la manera que tiene la Vida (que Somos) para avisarnos de que hay que hacer ajustes. No va a dejar que nos sintamos a gusto hasta que no despleguemos mínimamente nuestros potenciales reales. Pensar que “estamos todos por un estilo” es una excusa muy mala, que ya indica en qué estado nos encontramos. Hay que ponerse en marcha, ponerle ganas a nuestro Reto de Ajustes y tener cuidado con estos movimientos mentales:

– “Es muy difícil o imposible”. Lo hemos intentando tantas veces sin éxito que hemos adquirido lo que en psicología se denomina Indefensión Aprendida (no sospechamos que haya algo que aprender/ajustar, creemos que no se puede)

– “Parece fácil”. Menospreciar la dificultad de algo suele ser igual de peligroso que sobrevalorarla. El Proceso de Ajustes y Corrección de Errores, requiere atención, persistencia y cambios internos en la persona; o sea que no vale sólo con las ganas.

– “Qué interesante, cuando tenga tiempo…”. Cuando fallan los dos anteriores nuestra mente suele utilizar este último engaño. Hay dos maneras de equivocarse: decidir mal o no hacerlo a tiempo. No ponga nada por delante de su Proceso de Aprendizaje Real; no tardará en darse cuenta de que no ha tomado una decisión más inteligente en toda su vida.

En definitiva, una motivación personal es adecuada cuando cumple estos 2 requisitos:

– Es intrínseca: los objetivos proceden de nuestro interior (no se trata de “tengo que hacer” si no de “quiero hacer”).

– Es significativa: Sentimos que el asunto tiene una importancia Real y una clara utilidad.

EL CONTROL DE LA ATENCIÓN.

No somos conscientes de que nuestra Atención funciona en automático, siguiendo las instrucciones del modelo mental personal y atrapada en rutinas que, en su mayoría, no requieren de nuestra participación consciente. Tenemos la sensación de dirigir nuestra Atención pero en realidad son nuestras expectativas, juicios y preocupaciones las que tienen el mando sobre este importante recurso. A poco que observemos, veremos que nuestros pensamientos funcionan solos. Siéntese tranquilo, cierre los ojos y dele a su mente la orden de no pensar hasta que usted lo diga. ¿Qué ocurrió?

Ya hemos dicho que donde nuestra mente coloca las Importancias también dirige nuestra Atención; así que tenemos que revisarlas para ir recuperando el control sobre nuestras vidas. En el Método de Ajustes tenemos algunos ejercicios para entrenar el control, la intensidad y la duración de la Atención voluntaria.

Es especialmente importante “Atender a la Intuición”. Solemos llamar así a una sensación que aparece en la mente, que no sabemos muy bien de donde viene,  y que trata de orientarnos. Algunos experimentos científicos han confirmado que esa  información procede de nuestro nivel inconsciente y suele ser más rápida, acertada y eficaz que la elaborada consciente y/o voluntariamente; pero lo habitual es que nuestros pensamientos nos acaben convenciendo de no hacerle caso, y normalmente acabamos arrepintiéndonos de no haberlo hecho. Este fenómeno es otra muestra de la  lucha entre nuestra Programación Natural y la Programación Mental que tiende a rechazar lo que no encaje con los esquemas de nuestro modelo.

LA ACTITUD CORRECTA.

La Actitud correcta es  aquella que refuerza la autoconfianza, el Aprendizaje Real, la creatividad, la colaboración, la concentración y el desarrollo de nuestras Capacidades, es decir: una Actitud Creativa y Colaborativa. Para girar hacia ahí tenemos que ir reprogramando/ajustando la Posición Egocéntrica de la que partimos:

– Sensación de verdad: Con escasa tendencia a respetar la opinión de los otros (todo el mundo sabe de todo).

– Contabilidad sesgada: Sensación permanente de estar dando mucho más de lo que recibimos.

– Falta de equidad: Damos oportunidades a quien no las merece y las negamos a quien las merece. La única igualdad a la que debemos aspirar es a la igualdad de oportunidades; a partir de ahí los “derechos” hay que ganárselos.

– “Lealtad y coherencia flexibles”: en función de los intereses personales, en detrimento de los colectivos.

– Protestar y no hacer nada: “La queja la solución aleja”. Además de ser muy cansina, la queja es la forma más tóxica y absurda de relacionarse.

Una persona que niega sus problemas o los atribuye a causas distintas a sus automatismos egocéntricos sembrará sufrimiento para sí y para los que le rodean. Sólo si reconocemos estos automatismos podremos comenzar nuestro Proceso de Ajustes y actuar sobre los mecanismos que están detrás de nuestra manera de pensar, sentir y actuar. Si lo hacemos, no tardaremos en comprobar que nuestra confianza, eficacia y satisfacción mejoran de forma clara y consistente.

UNA BUENA ESTRATEGIA.

El éxito de cualquier proceso está basado en la aplicación de una estrategia clara, sencilla y basada en acciones concretas/bien definidas que puedan aplicarse en nuestra vida cotidiana (cualquier otro planteamiento tiende a ser ineficaz y acaba desmoralizándonos).

En este sentido, los dos factores que más pueden facilitar nuestro proceso son:

– Una Visión Estratégica: es fundamental gestionar los procesos por Niveles (Mental, Físico-Químico y Capacitivo). Nuestra energía da vida al cuerpo y de nuestro cuerpo procede nuestra actividad mental y químico-emocional. Se trata de analizar estrategias y acciones dirigidas al control y desarrollo de cada uno de nuestros procesos internos y externos. Hay que tener claro en qué nivel estamos introduciendo las mejoras y como afectan a los otros niveles.

– Planes de Acción y Seguimiento: La eficacia dependerá de establecer acciones claras, bien definidas, realistas y cuyos resultados puedan ser fácilmente evaluables. Establecer y concretar las acciones a seguir no solo aumentará su probabilidad de éxito, también propiciará que mejoren los niveles de confianza y motivación.

LOS HÁBITOS SALUDABLES.

Nos referimos aquí a los que están relacionados con las necesidades básicas y de supervivencia: Descanso, Actividad física, alimentación y hábitos (hay que ecualizar todo eso). Nuestros estados físico y mental están muy relacionados, se influyen mutuamente, cuando estamos físicamente mal es más fácil que no podamos controlar nuestros movimientos mentales y emocionales; y cuando la mente está demasiado inquieta genera un desgaste y desequilibrio físico-químico que se traduce en trastornos psicosomáticos.