CLAVE Nº4 ¿QUÉ AJUSTAR?

CÍRCULO DE LOS 3 ERRORES Y PROBLEMAS QUISTE. 

***4.1  EL CÍRCULO DE LOS TRES ERRORES.

Hemos denominado con este nombre a un Círculo Vicioso que nuestra mente construye y en el que nos quedamos completamente atrapados. Por eso es lo primero que hay que atacar/romper para recuperar el Control y avanzar con fuerza en nuestro Proceso de Ajustes:

IDENTIFICACIÓN (ETIQUETADO) + DEPENDENCIA (NECESIDAD CREADA) + SENSACIÓN DE VERDAD

Así funciona: Aprende usted a llamar “yo”  y “mí” a un montón de cosas cambiantes; (etiquetas) después se crea una pila de necesidades alrededor de esas 2 etiquetas (dependencias) y se pasa la vida haciendo lo que sea para conseguirlas, lo que haga falta para no perderlas y sufriendo como un mendrugo cuando las pierde o no cumplen sus expectativas, pero es incapaz de replantearse nada (Sensación de Verdad).

No filosofe sobre este asunto; simple-mente observe cómo el Ambiente utiliza un sinfín de mecanismos para formatearnos ¿Pensaría, sentiría y actuaría usted igual si nace en otro ambiente y/u otra época? No ¿Han ido cambiando sus “etiquetados/identificaciones” y sus “necesidades” con el paso de los años? Si.

RE-PITO: DESHACER EL CÍRCULO DE LOS 3 ERRORES (C3) ES EL PASO MÁS IMPORTANTE PARA LOGRAR UNA CALIDAD DE VIDA REAL. Lo crea o no, de él derivan todo el sufrimiento y el conflicto humano. Por eso vamos a analizar con detalle sus 3 componentes:

ERROR FUNDAMENTAL Nº1.- “YO SOY” (IDENTIFICACIÓN O ETIQUETADO).

Las falsas identificaciones.

Cuando creo que “Yo SOY esto o aquello” o que “Esto es MI familia, trabajo, pareja…” tiendo a depender excesivamente de todo ese Etiquetado. Llamamos Error de Identificación a encajonar nuestra Identidad Real (lo que Somos) utilizando Identificaciones Mentales Aprendidas (lo que creemos ser). Todo lo que llamo “YO Y/O MÍO” son IDEAS Y ESTADOS; pero las vivimos como VERDADES DURADERAS porque nos identificamos con ellas; así que cuando empiezan a cambiar o se acaban nos llevamos unos disgustos del copón y empezamos a desbarrar contra lo que sea que “tiene la culpa” de tan grave afrenta. Apuntamos para cualquier lado menos para nuestras identificaciones.

La Identificación con nuestro cuerpo (herramienta experimental) es la más poderosa de todas, porque todas las demás van detrás de ella. No somos nuestro cuerpo, la Energía Vital que Somos está en nuestro cuerpo, no la reconocemos porque no la vemos, pero podemos sentirla. Si usted es su cuerpo, ¿por qué dice “me duele el cuerpo”? A ver si nos aclaramos.

Recordemos que otra identificación que tiende a bloquear nuestros Potenciales es la identificación con nuestra “forma de ser”. No somos nuestra forma de ser, somos un Ser que toma una forma y la utiliza de una u otra manera en función de una serie de programas (innatos y aprendidos). Su “forma de ser” es el resultado del funcionamiento de ese software interno (ahí es donde hay que reprogramar/ajustar para mejorar los resultados).

Usted no vive su Yo Real ni el Mundo Real, vive su “Yo/Mundo Idea” que, como hemos visto, es una Interpretación mental de una versión manipulada de su Yo/Mundo Real (Capacidades y Posibilidades). La Importancia del asunto requiere un repaso: Su Modelo Mental Aprendido (Yo/Mundo Ideal) dirige su Atención y maneja sus Capacidades; el resultado es su “Yo Experiencia” (los líos en que usted se mete). Después mira a ver lo que pasó y lo juzga ((Yo/Mundo Idea). Alucinante: Primero le manipula y luego le juzga. ¿Qué esperamos funcionando así?

Toda nuestra vida gira en torno a lo que llamamos “yo o mío” y  de esas identificaciones proceden los juicios, las necesidades/dependencias, las expectativas, los deseos y miedos, nuestro estado de ánimo… Del vicio de ETIQUETAR/CONCEPTUAR al mundo, a los demás y a nosotros mismos en función de nuestro Modelo Mental Personal, proceden la inmensa mayoría de nuestros “problemas”. En cuanto nos creamos/creemos nuestro Yo/Mundo Idea tendemos a tomarlo como la más absoluta Realidad y a bloquear cualquier oportunidad de mejora (¿Qué voy a hacer? Las cosas SON así). Cuando nos etiquetamos a nosotros, a los demás o al mundo estamos intentando “disecar” a la Realidad (que es pura diversidad cambiante) ¿Cómo es posible que queramos que la Realidad se adapte a nuestro Modelo?  ¿Y cómo nos avisa la Realidad de que no le gusta que la disequen? Mire los resultados. La Realidad “habla” así: SI HAY MALESTAR Y/O CONFLICTOS TIENES ALGO QUE APRENDER/AJUSTAR. Póngase a hacerlo, cualquier otro planteamiento (quejas, excusas, aplazamientos…) es erróneo.

¿Qué puede impedirnos reprogramar las falsas identificaciones?

Las identificaciones son muy resistentes por 2 razones: porque llevamos toda la vida usándolas sin parar (Yo-mi-tú…) y porque nuestro Yo Real no es perceptible por los sentidos.

Es importantísimo que tomemos consciencia de que nuestro cerebro es un sistema extraordinariamente especulativo; es lógico porque tiene que ayudarnos a sobrevivir en un escenario multi-variable e incierto. Pero le gusta demasiado pasar a verdad las hipótesis que elabora; una vez que se convence de algo es muy difícil que cambie su “punto de vista”. Como quiere certezas, tiende a negar las evidencias y a confirmar cualquier cosa que esté a favor de sus creencias; este Sesgo Confirmatorio (falta de flexibilidad) es nuestro mayor problema para hacer los Ajustes que necesitamos para mejorar nuestra Calidad de Vida. Las identificaciones también están sujetas a ese sesgo.

Nuestra mente se centra en las formas que percibe y en los formatos (nombres, adjetivos y conceptos) que les atribuye. No está entrenada para fijarse en las sensaciones mas íntimas y sutiles de nuestro Yo Real. Tendremos que insistir para darnos cuenta de que las sensaciones procedentes de nuestro fondo energético/capacitivo son más reales, permanentes e independientes que lo que percibimos a través de los sentidos que, hoy por hoy, consideramos como nuestra única realidad.

Trabajar con lo “invisible” siempre ha dado muchos problemas al ser humano ya que nuestras investigaciones al respecto suelen acabar (para variar) en creencias y manipulaciones que tienden a dividirnos en dos posturas: LOS QUE CREEN que hay algo más que lo que se percibe pero se lo inventan –enfoque Espiritualista- y LOS QUE CREEN que no y llaman creyentes a los otros –enfoque Materialista-. Parece que tenemos que elegir, pero hay una tercera opción que es investigar con seriedad y prudencia nuestras sensaciones más profundas, o sea ese fondo o campo que Somos y no sacar conclusiones tan pronto –enfoque Empirista-. Esta postura es la que proponemos en el Método de Ajustes y está basada en el método experimental/científico, se trata de comprender que es un error creer o negar nada que no hayamos comprobado personalmente. Requiere una mínima observación/reflexión sobre la Realidad que nos permita plantearnos hipótesis razonables para experimentar con ellas y observar si los Resultados -nuestra Experiencia- nos permiten considerarlas verdaderas o no con un grado de probabilidad y estando atentos a la aparición de nuevos datos.

Reprogramación de las identificaciones.

Lo que sea que seamos ya lo somos, no tenemos que inventar nada (almas y cosas de esas). Tenemos que evitar que nuestra mente sustituya nuestro “ego/personaje” por un “súper-ego espiritualizador de la pradera”. Nuestro Yo Real aparecerá sin más en nuestras Experiencias en la medida en que vayamos deshaciendo las falsas identificaciones que lo cubren (no hay que buscarlo, hay que des-cubrirlo, porque ya está ahí). Para poder persistir en esta importantísima labor hay que comprender que las falsas identificaciones son completamente erróneas y ver con claridad cómo nos controlan y nos complican la vida. Se trata de experimentar prudentemente en esa dirección para darnos cuenta con la máxima claridad que no podemos ser lo cambiante, lo impermanente y a la vez seguir siendo los mismos/mantener nuestra identidad.

Iremos sintiendo, poco a poco, una Posición de fondo más estable e in-afectada. Se trata de entrenarla, para SENTIRLA cada vez con más frecuencia e intensidad, e ir desmontando las falsas identificaciones, o sea: Traslación del Yo y Limpieza mental. Hemos de introducirlo progresivamente en nuestra consciencia, sentirlo y situarnos en él, ir aprendiendo a observar desde ahí a nuestro cuerpo y a nuestra mente, a sus estados y movimientos, así cada vez nos será más fácil controlarlos y vernos menos afectados por ellos.

En la medida en que vayamos distinguiendo el Ser (lo permanente) del Estar y del Tener (ambos impermanentes) veremos que lo del Yo Real no era ninguna broma; porque se irá relativizando la importancia de nuestros estados, circunstancias y pertenencias; y podremos gestionarlas mejor sin apegarnos a ellas, con un mayor control sobre nuestras decisiones.

Para empezar a sentir nuestro Yo Real entrenaremos la concentración en el cuerpo físico, sus sensaciones y procesos naturales  – respiración, relajación…- para lograr Sentir esa Energía que somos y tranquilizar a nuestra inquieta y condicionada mente.

Preguntas para la reprogramación de las Identificaciones:

El procedimiento para limpiar estas creencias de nuestro subconsciente es analizarlas haciéndonos PEGUNTAS FIABLES Y SENCILLAS, PARA VER/SENTIR CLARAMENTE EL ERROR Y SUS CONSECUENCIAS. Esa visión nos proporcionará el impacto necesario para reprogramar nuestro subconsciente y recuperar el Control sobre nuestras Capacidades Experimentales. Las preguntas pueden ser de este tipo:

-¿Quién o qué creo que soy?

-Si todo lo que llamo Yo cambia o puede cambiar ¿de dónde procede la certeza de ser siempre la misma persona?

-¿Quién observa y se da cuenta de lo que hacen mi cuerpo y mi mente?

-¿Por qué digo “mi cuerpo” o “tengo un cuerpo”? ¿Quién lo tiene?

-¿Es posible que mi cuerpo haya aparecido de la nada? ¿Y sobre qué se sostiene?

-¿Qué inteligencia mantiene toda la actividad vegetativa de mi cuerpo sin que “yo” me entere de nada?

-¿Es muy descabellada la hipótesis de la existencia de una energía inteligente que lo está utilizando con alguna intención evolutiva?

-¿Podría venir mi sensación de Identidad de esa energía incorporada a un vehículo-objeto psicosomático al que a veces llamo yo y otras mío?

-¿Por qué la mayoría de las personas no tienen la sensación interior de tener la edad de su cuerpo físico?

-¿Cómo influyen mis “creencias sobre lo que soy” en mis decisiones y forma de vivir?

-¿Estoy desarrollando mis verdaderas capacidades e inquietudes o funciono con miedos y expectativas procedentes de mis identificaciones?

***ERROR FUNDAMENTAL Nº2.- “YO NECESITO” (NECESIDADES CREÍDAS).

Poner condiciones para estar bien.

CREEMOS que para estar bien necesitamos tener esto o que no ocurra aquello. Ya hemos visto como se generan esas necesidades, que las únicas Reales son las que están ligadas a la supervivencia  y que cualquier otra puede ser deseable pero no necesariaNUESTROS PROBLEMAS EMPIEZAN CUANDO NUESTROS DESEOS APRENDIDOS (PROGRAMADOS POR EL ENTORNO) ALCANZAN EL GRADO DE NECESIDAD. Comprenderá la importancia de darle un pequeño repaso a este asunto:

NUESTRO CUERPO ESTÁ SUJETO A LA REALIDAD, PERO NUESTRA MENTE NO; se dedica a reconstruirla y a interpretarla; creando dependencias y necesidades sin distinguir las reales de las que no lo son. Después utiliza la química de las emociones para darles credibilidad, como la emoción es verdadera…la necesidad también. Así que algo que es virtual y solo está en nuestra mente, se convierte en una sensación física y la pasamos a Real. Mientras nuestros Yo/Mundo Ideal y Yo/Mundo Idea no se ajusten a la Realidad, tendremos una constante sensación de que nos falta algo y no podremos valorar lo que tenemos ni disfrutarlo plenamente.

Las NECESIDADES CREADAS/CREIDAS son el origen de la mayor parte de nuestras dependencias, deseos, miedos, expectativas, inseguridades, engaños, conflictos y malestares. Son las que le dan a las circunstancias el control sobre nuestra Vida y nuestro Bienestar. Podemos tener objetivos, desear cosas agradables y rechazar las desagradables; pero sin depender de ellas; o sea manteniendo el control sobre nuestras Capacidades Afectiva y Ejecutiva para poder tomar en cada momento las decisiones más adecuadas.

El Método de Ajustes plantea esta equivalencia: CALIDAD DE VIDA REAL= CAPACIDADES – NECESIDADES. Me pareció que es sencilla y describe bastante bien lo que nos está pasando:

Si a una persona le trasmites que tiene más derechos que deberes, y en vez de ayudarle a habilitar realmente sus Capacidades le enseñas a crearse necesidades… ¡Has formateado un  dependiente de libro!  La Calidad de Vida Real de una persona con ese perfil es falsa y muy problemática. Aplique el ejemplo a un país y se ve todavía más claro; pedir parece más fácil que aportar, pero es mucho más penoso y además no es sostenible: empiece a sumar personas con ese perfil y obtendrá el resultado social que tiene delante de sus narices (para qué me voy a extender).

Hay dos formas de reducir nuestra Calidad de Vida Real: no cubrir las necesidades básicas o cubrir más necesidades de la cuenta. El exceso de necesidades nos empobrece a todos. Dicho esto, lo que planteamos en el Juego de Ajustes es habilitar el Desarrollo de nuestras Capacidades y el Control de “nuestras necesidades”; o sea:

– Controlar nuestra Capacidad Afectiva para dirigirla hacia objetivos más adecuados para nuestro autodesarrollo/capacitación real y el de los demás.

– Utilizar correctamente nuestra Capacidad Comprensiva (Inteligencia) para lograr una visión más Amplia y Ajustada a la Realidad, que nos permita sustituir nuestras creencias ego-lógicas por Criterios más razonables.

– Fortalecer nuestra Capacidad Ejecutiva para actuar de forma positiva, constructiva y armoniosa (Suma).

Lo que viene a ser la aplicación de los Tres Escalones (ya sé que le estamos dando vueltas a lo mismo, pero mire a ver si tiene algo mejor que hacer).

Tenemos que cubrir razonablemente nuestras necesidades básicas o naturales; el resto son posibles objetivos que podemos marcarnos para aumentar nuestros indicadores de Calidad Real: Disfrute, Aprendizaje, Satisfacción y Suma. Por favor es muy importante que no se engañe y mire a ver si su disfrute y aprendizaje son más bien aparentes y si su satisfacción y suma son reales/estables.

Nuestra mente es una herramienta muy útil y poderosa, lo correcto es utilizarla para mejorar nuestra experiencia vital, no para complicarla. El desarrollo tecnológico ha ido demasiado rápido y aún no hemos aprendido a usarlo de forma equilibrada, lo lógico sería aprovecharlo para que todos tuviéramos las necesidades reales cubiertas y dispusiéramos de más tiempo para aprender cosas nuevas, educar adecuadamente a nuestros hijos, vivir más relajados… ¿Si somos tan inteligentes por qué se nos nota tan poco? ¿Qué nivel de consciencia tiene alguien que espera obtener el bienestar de un sistema económico que se basa en la creación constante de necesidades? ¿Es sostenible eso a medio-largo plazo? Es increíble que no veamos eso.

Cuando hablamos de necesidades solemos pensar en cosas materiales, pero normalmente cualquier necesidad material no básica  suele esconder detrás  una necesidad afectiva de la que no solemos darnos cuenta. La causa es que nos enseñan a valorarnos los unos a los otros y cada uno a sí mismo, en función de nuestro status y por lo que tenemos; es decir…en base a las apariencias y por comparación. ¿Por qué  llaman Modelos a los que salen en la mayoría de los anuncios? La idea es que asociemos el producto que nos quieren vender con una apariencia y una forma de vivir. La publicidad nos afecta a todos aunque la mayoría pensemos que solo afecta a los demás: podemos echar un vistazo a nuestros armarios, trastero, los de nuestra familia, y ver cuántas cosas no hubiéramos comprado si lo hubiéramos pensado mejor. ¿Cómo vamos vestidos a una boda, que cara nos ponen si decimos que no vamos de vacaciones, cuanto tardamos en tener un móvil, y en cambiarlo por el último modelo…? De todas formas bastaría con que la publicidad afectase sólo a los demás, con que unos cuantos compren o hagan algo suele ser suficiente,  porque la “necesidad de aceptación”, la envidia o la simple imitación son impulsos mentales-emocionales que nos empujan a “adaptarnos” estúpidamente a cualquier cosa que el entorno nos venda o nos exija. ¿A usted no le ocurren estas cosas? ¿No le resulta un poco sospechoso que sólo “piquen” los demás?

La anorexia, la vigorexia, la adición a la cirugía estética o a las compras, tatuarse hasta el careto… son sólo algunos de los trastornos psicológicos que han aparecido en la sociedad del consumo y las apariencias. Y; no se engañe; no son actos voluntarios: son comportamientos condicionados;  dirigidos a gustar, ser aceptado o parecer “enrollao”, listo o guay del Paraguay. Observe dónde está usted poniendo la Importancia y la Atención, y descubrirá las CREENCIAS QUE LE HAN PROGRAMADO y están dirigiendo su vida.

A nada que lo observemos podremos comprobar cómo nos afectan la manipulación y los mensajes sistemáticos de nuestro entorno: “¡si no eres guapo, joven, apreciado, tienes pasta…te hundirás en la mediocridad y perderás la oportunidad de ser FELIZ…míranos a nosotros!” “Persigue TUS SUEÑOS”; vamos que te los venden  y luego te dicen que son tuyos. En fin, vamos a darle un repaso a algunos mecanismos que están provocando está situación, que, además de ser lamentable, tiene un pronóstico muy poco prometedor:

-La imitación: puede ser:

*Consciente o voluntaria: queremos ser como los demás porque los admiramos o simplemente no tenemos criterio propio.

*Inconsciente o forzada: queremos ser aceptados o integrarnos en un grupo o masa: familiar, social, laboral, deportiva, etc. Lo “políticamente correcto” es un ejemplo bastante grave de imitación forzada.

-La auto-importancia: nos empuja a aparentar superioridad con la esperanza de sentirnos un poco mejor, con eso juzgamos todo inferior o peor que nosotros mismos, para escapar de nuestras miserias e inseguridades.

-La envidia: Es un mecanismo parecido al anterior pero con algunos matices. Aquí se nota más que lo que nos fastidia es sentirnos inferiores. Se trata de una sensación de malestar que nos invade de forma repetida al ver o recordar lo que consideramos deseable y que otros tienen o creemos que tienen.

Aquí pasa lo mismo que con la publicidad, tendemos a pensar que esas cosas les ocurren a los demás. Desde muy pequeños nos inculcan la insana costumbre de compararnos con  los demás; tenga esto muy claro y vigile esos movimientos porque nos complican mucho la vida. Nuestro Proceso de Ajustes, al estar basado en el logro progresivo y estable de nuestro Bienestar Real, hace desaparecer por completo estos desafortunados movimientos mentales.

Nos hemos habituado a cierto grado de malestar, insatisfacción, inestabilidad de ánimo, conflicto interno y externo…; puede que todo eso sea “normal” (porque le pasa más o menos a todo el mundo) pero no es natural; de hecho todas ellas son señales de que tenemos algo que Aprender/Ajustar . Nos están avisando de que estamos desperdiciando nuestra vida…o sea: nuestras Capacidades. Se trata de disfrutar de las cosas sencillas, reduciendo esa tendencia a complicarlo todo a base de necedades (o sea necesidades).

Importancia de este Error.

Demasiadas necesidades y demasiados problemas son la misma cosa; esa es la importancia de poner demasiadas condiciones para estar bien. Son las necesidades afectivas las mas traidoras porque asociamos el tener y el aparentar con ser apreciados, valorados y aceptados. En ese estado; presionados por nuestros miedos y expectativas; cometemos siempre los mismos errores y estupideces: no disfrutamos lo que tenemos, nos damos cuenta generalmente cuando lo perdemos  y encima nos deja en la memoria un montón de frustración y porquería. La Plenitud es la sensación de que no falta nada acompañada de la capacidad de valorar y disfrutar al máximo  de lo que la vida nos ofrece, sin apegarnos a ello. Para que ocurra Eso hay que reducir necesidades y aprender a desarrollar lo que realmente somos: Capacidad de crear, amar, disfrutar, compartir, colaborar…Ya sé que parece utópico, pero no lo es en absoluto; es mucho más fácil funcionar así que de la otra manera, y se puede ir logrando sin mayor dificultad haciendo los ajustes que estamos indicando.

RECUERDE ESTO: Son especialmente problemáticas las necesidades creadas que cumplen estos dos requisitos: son de tipo afectivo y dependemos de los demás para satisfacerlas. Por ejemplo: 

Necesitar que los otros estén bien: Una cosa es tratar de apoyar a los demás para superar su malestar y otra muy distinta que nuestro estado de ánimo dependa del de los demás. Intentar que las personas comprendan que su estado de ánimo depende únicamente de ellas mismas es lo mejor que podemos hacer para ayudarlas. Cuando “creemos” lo contrario pasaremos temporadas ayudando a alguien inútilmente, después nos cansaremos del esfuerzo que representa aliviar a alguien que se aferra a un papel de víctima (que estamos reforzando) y entonces nos considerará unos traidores por abandonarle. Lo mejor que podemos hacer es distinguir entre la colaboración mutua y la mutua necesidad o dependencia.

Necesitar la aprobación de los demás: Que nuestro entorno nos aprecie o considere positivamente puede ser conveniente o deseable, pero en ningún caso puede convertirse en una necesidad. Si nos afecta emocional o anímicamente la opinión de los demás estaremos siendo controlados/manipulados por ellos. Hágase muy en serio estas preguntas: ¿La opinión de los otros quita o añade algo a nuestro valor real como personas? ¿De verdad pensamos que podemos gustar a todo el mundo? ¿Puede ser que necesitemos el afecto de los demás porque no hayamos aprendido a valernos por nosotros mismos? Si no nos valoramos a nosotros mismos dependeremos de la valoración ajena, los demás lo notarán y nos valoraran menos. Curiosamente solemos admirar a las personas más auténticas e independientes, pero no hacemos nada por parecernos a ellas. Cuanto menos necesitemos la aprobación de los demás, más probable será que la consigamos.

Malentendidos que propician este Error  (poner condiciones para estar bien).

– Creer que nuestra calidad de vida depende de las circunstancias y de los estímulos.

El bienestar, satisfacción o plenitud es un recurso propio o interno; y es además nuestro estado natural. Parece increíble pero es así: cuando salimos de este estado es porque nuestra mente nos expulsa provocándonos una reacción condicionada. Todo el bienestar que hemos sentido en nuestra vida ha surgido de nuestro interior, nuestro subconsciente ha asociado nuestras rutinas y reacciones emocionales a ciertas circunstancias de modo que ahora “creemos” que no podemos evitarlas. NUESTRA PROGRAMACIÓN SUBCONSCIENTE ES LA QUE DECIDE en qué condiciones podemos disponer de nuestra capacidad de estar bien y cuando tenemos que estar tristes, desmotivados, enfadados o lo que sea.

– Creer que la felicidad es una meta externa o un estado a construir.

Aprendemos a “creer” eso porque nos convencen de que necesitamos que tanto el Yo como el Mundo sean o estén de cierta manera –Yo/Mundo ideal-. Si pensamos que estaremos bien cuando… tengamos dinero, lleguen la vacaciones, tenga pareja y similares, lo que estamos habilitando es una dependencia excesiva que nos conducirá a la insatisfacción primero y a la resignación después; esa sensación es la que permite que nos vendan alivios pasajeros y “felicidades” imaginarias. No se trata de perseguir sueños; lo que hay que hacer es despertar de la estupidez.

– No ser conscientes de que todo lo que estamos viviendo es pasajero y relativo.

Todos sabemos que las circunstancias son impermanentes, relativas y dependientes de multitud de variables; sin embargo nos empeñamos en que nuestro bienestar dependa de ellas.

EN DEFINITIVA: es imposible estar bien y no crearse un montón de problemas mientras nos confundamos con nuestro Modelo Mental Aprendido  y necesitemos que el mundo se adapte a él para poder estar bien.

¿Qué nos puede impedir la reprogramación/ajuste de las necesidades creadas?

– Un auto-concepto equivocado: Ya hemos visto que identificarnos con lo impermanente y relativo nos lleva a valorarnos según los modelos y circunstancias de cada momento. Hemos aprendido a valorarnos por nuestros Estados y Pertenencias, lo que conlleva que nuestro auto-concepto sea muy dependiente e inseguro. Estar centrados en el estatus y las apariencias conlleva la creación constante de necesidades materiales y afectivas. Por ello es importantísimo corregir nuestra identificación con nuestro yo idea -ego-. Mientras mantengamos las creencias relacionadas con como “deberíamos” de ser o no ser nosotros y el mundo, no dejaremos de esforzarnos y de sufrir inútilmente.

– El miedo a perder lo que se tiene: Los cambios han de ser progresivos, medidos y precedidos de una visión más clara y un mayor control de nuestra vida. Así que los cambios serán progresivos, prudentes, tranquilos, racionales y completamente auto-controlados. Es más fácil perder algo cuando se tiene demasiado miedo a perderlo (dependencia); además, en ese estado, es imposible disfrutarlo realmente.

– La presión de los demás: Su mente no es la única que tiene expectativas sobre lo que usted “debe” pensar, sentir o hacer; la mente de los que le rodean también tienen expectativas sobre usted y su comportamiento; y puede que no les gusten los cambios que pretende hacer para mejorar su Calidad de Vida Real. Algunas personas de nuestro entorno estarán acostumbradas a utilizarnos para cubrir sus propias necesidades y cuando nos liberamos de nuestras dependencias se frustran, lo consideran una especie de infidelidad por nuestra parte y reaccionan con la intención de manipularnos y que dejemos nuestro proyecto de mejoras. Si cedemos aquí se cambiarán las tornas: nosotros quedaremos frustrados y el manipulador reforzado. No hay que entrar al trapo; si son personas importantes en nuestra vida pueden protestar, pero si nos aprecian realmente terminarán comprendiendo la conveniencia de los cambios e incluso puede que se interesen.                         

Estrategias para el ajuste de las necesidades.                                                                           

CALMA INNEGOCIABLE:

Ya hemos comentado que el paso más importante de la Actitud de Ajuste es recuperar nuestro estado natural de calma; esa posición agradable y potente que conseguiremos consolidar en la medida que instalemos en nuestro subconsciente estas dos instrucciones:

– Todo movimiento negativo es un error mental. Tenemos que comprender que cualquier movimiento emocional proviene de un juicio más o menos desajustado que nuestro Modelo realiza. Salir de la Calma es un Error que propicia muchos más, porque nos cierra la puerta del Aprendizaje y nos abre la del conflicto.

– Todo es negociable menos la Calma interior. Esta programación es la que nos permitirá actuar de manera espontánea y firme en cualquier circunstancia, desde una postura razonable y de manera auto-controlada (Reflejo de Ajuste). Una mente tranquila y abierta es la mejor Posición para negociar las mejores soluciones en cada momento. Cuando sale de la Calma es porque su mente pretende tener razón y no se plantea comprender la Realidad que tiene delante; ya habrá comprobado que el resultado en estos casos suele ser de mala calidad.

DETECCIÓN PRECOZ DE LOS MOVIMIENTOS EMOCIONALES:

Es fundamental para nuestro Juego de Ajustes que vigilemos cualquier síntoma negativo, por pequeño que sea: nerviosismo, enfado, frustración, preocupación, malestar… y lo detengamos inmediatamente. De esta manera conseguiremos debilitar progresivamente estos mecanismos y lograremos consolidar una Posición que nos permita analizar la situación con más eficiencia y encontrar soluciones constructivas.

ENFOQUE A LA SOLUCIÓN Y A LA GENERACIÓN DE ALTERNATIVAS:

En la medida en que vaya apareciendo nuestro Yo Real en las experiencias, podremos retomar el Control de nuestras Capacidades y utilizarlas adecuadamente (aplicando la Técnica Base de los Tres Escalones). Aprender a solucionar los Retos que la Vida nos plantea es el Sentido que tiene nuestra Experiencia Vital (Aprendizaje Evolutivo).

Preguntas e imágenes para la reprogramación.

P: Aunque tengo razonablemente cubiertas mis necesidades naturales, siento que me falta ¿Por qué?

I: Realmente no me falta nada; lo único que necesito es Aprender  a valorar y disfrutar de lo que tengo y/o la Vida me ofrece.

P: ¿Es razonable creer que se puede estar bien teniendo muchas necesidades materiales o dependencias emocionales?

I: Mi bienestar depende únicamente de mi Actitud/Nivel de Ajuste. Cualquier otro planteamiento es erróneo.

P: ¿Por qué le he dado a las circunstancias la capacidad de influir en mi estado de ánimo?

I: Porque no me doy cuenta de que la Calma es mi Estado Natural y he permitido que programasen en mi mente “necesidades innecesarias”; voy a detectarlas, revisarlas y reprogramarlas inmediatamente.

P: ¿Cómo puedo saber si estoy consiguiendo los ajustes adecuados?

I: Comprobando que desaparecen mis movimientos emocionales negativos.

En definitiva: Se trata de reprogramar en nuestro subconsciente NO NECESITO ESO.

***ERROR FUNDAMENTAL Nº3.- “YO SÉ”  (SENSACIÓN DE VERDAD).

Sensación de Verdad o Estado de Convencimiento.

Cometemos este error cuando CREEMOS Y SENTIMOS que nuestro punto de vista es completamente verdadero. Intelectualmente todos reconocemos que nuestro punto de vista es personal y relativo; también manifestamos que cada uno tiene derecho a tener su propia opinión y a expresarla libremente. Pero, en cuanto nos descuidamos (o sea…casi nunca), entramos en “modo verdad” y se acabaron las “posturas” comprensivas. No hay manera de que aceptemos nada que contradiga a nuestro sagrado saco de creencias. Somos incapaces de aceptar la diversidad e intentar sacarle el máximo rendimiento posible (Suma). Esta costumbre, tan tonta como problemática, se debe a nuestro afán de aparentar un conocimiento y una seguridad que no tenemos.

Nuestro cerebro sabe que la información de la que dispone es limitada y ambigua, así que se ha visto obligado a desarrollar habilidades especulativas para posibilitar nuestra supervivencia y desarrollo. Pero, si no somos conscientes de ellas y no las vigilamos, estas especulaciones se convierten en un problema porque las pasamos a verdad y confundimos lo que CREEMOS que está pasando con la Realidad.

Tomamos como verdad lo que nuestra mente elabora por la sencilla razón de que nos parece verdad; independientemente de que sepamos que lo que nos presenta es siempre incompleto, demasiadas veces falso, sesgado y distorsionado por nuestras creencias previas e intereses personales. Nos pasa constantemente porque no somos conscientes de que nuestras creencias dependen de nuestro aprendizaje y por tanto del ambiente, por lo que son completamente relativas; sentimos que son verdaderas y nos aferramos a ellas. Las vivimos con tal realismo que no nos permiten contemplar otras opciones; nuestra postura en lugar de ser prudente, abierta y enfocada a una mayor comprensión de las situaciones, es una actitud cerrada y emocional que nos predispone al malestar y el conflicto. ¿Se ha preguntado usted cómo es posible que cometamos ese error una y otra vez?

Cuando nuestra mente nos convence de tener la razón se acabó la prudencia y con ella las dudas razonables, las preguntas y el aprendizaje. Es muy importante que nos tomemos en serio la evidencia de que cualquier juicio puede estar equivocado, así solucionaríamos gran parte de nuestros problemas y conflictos.

La inteligencia es una facultad de nuestro Yo Real, que no solo es capaz de crear nuestro cuerpo físico y mantenerlo con vida sin que “nosotros” tengamos que preocuparnos de nada; sino que, además, a través de nuestra mente, nos permite desarrollar una comprensión cada vez más amplia y profunda del escenario en el que experimentamos con nuestra Vida. Pero ese tipo de aprendizaje requiere una actitud abierta y “desapegada” (Actitud de Ajuste) de las Circunstancias que se nos presentan; y aquí está el problema: no utilizamos la observación reflexiva para comprender correctamente lo que nos pasa, sino que lo manipulamos a través del filtro de nuestros Pre-Juicios. Empleamos uno de nuestros más potentes recursos (la Inteligencia) para elaborar conceptos y creencias limitadas y relativas; así nos creamos/creemos un pequeño mundo mental personal en el que nos encerramos a nosotros mismos.

Llamamos pensar a recombinar una y otra vez de distintas maneras media docena de ideas fijas; lo único que logramos así es reforzar nuestras propias creencias y justificar nuestros hábitos. Le damos la vuelta siempre a las mismas cosas, comparándolas, juzgándolas constantemente, defendiendo dogmas contra toda evidencia, a pesar de que los síntomas nos están avisando del error para empujarnos a salir de esa absurda prisión en la que inconscientemente nos hemos enclaustrado. La Vida (que Somos) quiere utilizar sus Capacidades para lograr resultados evolutivos y positivos; no para encerrarlas en un cajón (“forma de ser”) repleto de rutinas, mediocridades y mentiras.

Importancia de controlar la “sensación” de verdad.

Esta creencia genera dos efectos devastadores, nos mantiene en constante conflicto con el mundo que nos rodea y nos impide aprender a funcionar mejor. Cuanto más convencidos estemos de tener la razón más nos alejamos de ella.

Ya hemos visto que todo conocimiento es limitado en amplitud y profundidad, sesgado por nuestra posición en el mundo y emocionalmente distorsionado en la medida en que nos encontramos implicados (dependencias). Así que siempre que sintamos o digamos “YO SÉ” estamos sobreestimando nuestro conocimiento, o lo que es lo mismo, nuestro punto de vista. Esto es especialmente problemático cuando ocurre en las situaciones y ámbitos que más influencia tienen en nuestra calidad de vida. Las que más nos conviene revisar son las ideas que tenemos sobre nosotros mismos y los que nos rodean; especialmente cuando proceden de ideologías (políticas, religiosas, movimientos anti-algo…) pues tienden a convertir cualquier “idea” en creencias rígidas y cerradas.

No confíe en nadie que quiera “contarle la verdad”; creer es lo contrario de aprender. Se trata de ser un poco más honestos; de mirar al mundo con una mirada limpia y una curiosidad llena de preguntas. En esto podemos aprender mucho de los niños; el problema es que son ellos los que aprenden de nosotros.

Paradójicamente sólo un ignorante puede elevar su punto de vista al rango de verdad ¿No le parece raro que todo el mundo esté más o menos equivocado menos usted y los que piensan como usted? ¿Recuerda que hace unos años creía cosas distintas pero estaba igual de convencido? Tómese muy en serio estas preguntas.

Empecemos a rebajar nuestro ego-céntrico convencimiento.

Si nuestros resultados son malos tenemos que plantearnos que tenemos algo que Aprender y no atribuir al mundo el origen de nuestros problemas. Hay que encontrar la manera de ajustarse a los Patrones Reales que la situación presenta. La Realidad nunca se equivoca. ¿Cuánta gente conocemos que se plantee que pueda estar equivocándose? ¿Y cuanta que culpe de sus problemas a su torpeza? No hay que buscar en otro sitio: el personaje inventado con el que nos confundimos (yo idea) está detrás del error, nuestro ego vive de las apariencias así que la verdad o la realidad le importan muy poco. Si quiere saber si es él quien toma las decisiones, sólo tiene que observar lo que va a hacer con toda esta información que le estamos dando.

No me parece tan absurdo: lo que procede es Re-Habilitar nuestra Capacidad de Reflexionar y hacernos Preguntas. El malestar y el conflicto no resuelto son señales de empecinamiento. La Realidad nos “habla” con evidencias; pero nuestra sensación de verdad las obvia una y otra vez. Y tenga mucho cuidado: sólo hay algo más torpe que negar las evidencias…negar que se están negando.

Nuestro cerebro es una herramienta que debería estar a nuestro servicio y ceñirse a sus  funciones naturales: mantener correctamente el funcionamiento del sistema biológico, obtener información, ayudarnos a ordenarla adecuadamente y; solo cuando nosotros lo consideremos oportuno; poner a nuestra disposición su capacidad elaborativa/especulativa. El resto del tiempo tiene que estar calladita; hay que dejárselo muy claro y obligarla a obedecer.

Para conseguirlo lo primero que tenemos que hacer es reconocer de verdad que nuestra mente y sus creencias han tomado el mando de nuestra vida. Sentir con claridad que la curiosidad natural y la capacidad de aprender han sido secuestradas por nuestros miedos y rutinas. Sólo así podremos iniciar un progresivo proceso de descontaminación mental que nos ayude a rescatar poco a poco los talentos innatos de nuestro Yo Real y su potencial creativo. La vida no nos dejará estar Realmente a gusto si no recuperamos esos tesoros que nos ha dado.

Tenemos que ser conscientes de que estamos manejando probabilidades, no certezas ¿Cómo podemos sentir certezas a partir de cuatro datos sesgados y distorsionados? Nuestra mente se dedica a completar los ambiguos y escasos datos de los que dispone utilizando las creencias, esquemas y prejuicios instalados; no lo hace de forma reflexiva ni imparcial. Las creencias y las ideologías son lo contrario de la libertad, son las principales fuentes del conflicto y el malestar. La Satisfacción Real y la Capacidad de Suma son los únicos indicadores fiables de que está usted más cerca de “la verdad” (Patrones/Leyes de la Realidad que está usted manejando). Nos hemos acostumbrado a disimular, aliviar o directamente obviar nuestra complicada y mediocre manera de vivir. Mal rollo.

Reforzadores de la Sensación de verdad.

– La inconsciencia de nuestra ignorancia: mientras no tengamos la mínima sospecha de estar equivocándonos, no podremos apuntar hacia nuestra actitud como causa principal de nuestros problemas. Tenemos que aprender a observar y  gestionar más adecuadamente nuestras creencias, juicios, emociones y conductas; en vez de pasarnos la vida quejándonos y echando balones fuera.

– La inseguridad de nuestro Personaje -yo idea- ego: Los Modelos Mentales que nos hemos tragado (Yo/Mundo Ideal) son el máximo exponente del “sentido común”:

Pretenden que la Realidad se adapte a nuestros Ideales (Ojo: a los de cada uno de nosotros).

Pretenden que la Realidad sea previsible. A nuestro personaje le da pánico el “no sé” porque le suena a incertidumbre. Pero la Realidad es imprevisible y multi-variable, depende de tantos factores que puede pasar cualquier cosa en cualquier momento. Eso es lo que hay. Imaginar verdades nos sitúa en una posición muy vulnerable y arriesgada.

Mientras el Yo/Mundo Ideal tenga el mando tendremos que esforzarnos mucho para conseguir muy poco, tendremos la extraña sensación de que falta algo y dependeremos demasiado de los estímulos externos (inseguridad).

Está claro que, de alguna manera, somos conscientes de nuestra inseguridad e incoherencia; pero no sabemos qué nos pasa ni cómo arreglarlo. Lo que hacemos es disimularlo aparentando seguridad y coherencia. Hasta que no reconozcamos que nuestros malos resultados (internos y externos) se deben a nuestro patético nivel de Ajuste a la Realidad no podremos reducir nuestra ignorancia ni la necesidad de esconderla y aliviarla.

– El desconocimiento de la mucha importancia y la poca calidad de nuestras especulaciones mentales: Tenemos que manejar posibilidades (no certezas), decidir utilizando términos como “probablemente” “me parece” “con estos datos”. Todo lo que vemos y oímos tiene relleno; y casi siempre contiene alguna intencionalidad más o menos inconsciente. Mirar lo que vemos pero sin precipitarnos en sacar conclusiones. Hasta que no creamos una cosa no puede manipularnos ni hacernos daño. La única manera de mantener el control sobre nuestras decisiones es manejando hipótesis experimentales.

– El egocentrismo: Es la sensación que nuestro ego-personaje inventado nos transmite de ser el mismísimo centro del universo conocido. Una Auto importancia de este calibre es la única explicación posible de que tomemos, una y otra vez, nuestro punto de vista para juzgarlo todo. La Sensación de verdad nos impide imaginar la posibilidad de que nos falte información o que estemos interpretando mal la que nos llega.

Tome Consciencia de los Tres Factores de Desajuste.

La Sensación de verdad, y los problemas que conlleva, sólo pueden eliminarse tomándose muy en serio reconocer los tres factores que marcan la DISTANCIA entre nuestros “puntos de vista” y la Realidad:

1- LIMITACIÓN: Siempre nos falta información; tenemos que usar hipótesis en vez de juicios y hacernos algunas preguntas que controlen nuestra capacidad de imaginar realidades. Es muy fácil de entender: limitar nuestra Capacidad  Comprensiva reduce las posibilidades de mejorar los resultados en cualquier asunto que estemos manejando.

2- SESGO: Ni tenemos la verdad, ni somos imparciales. Nuestro Modelo Mental filtra los datos que recibimos y elabora nuestra “realidad” subjetiva; que es única, personal e intransferible (si no quiere meterse en problemas olvídese de que los demás la admitan; ya tienen la suya y están igual de convencidos que usted). Nuestros Modelos e Identificaciones son egocéntricos; cuente con las diferencias de interpretación y se llevará menos disgustos. No se engañe y no se deje engañar: es prácticamente imposible que los demás piensen como nosotros y tenemos las mismas posibilidades de cambiarlos a ellos que ellos de cambiarnos a nosotros. De vez en cuando intente ponerse en la situación de los demás y a ver qué pasa. Es preciso decantar esto: todo lo que percibo es relativo, imprevisible e impermanente. También hay que tener cuidado con la Sensación de verdad de los demás; está bien interesarse por su opinión, pero cuidado con darles demasiado carrete; si les da demasiado la razón (“ya…” “es verdad…” “tienes razón…” “que mala suerte”…) luego no se queje de que sus amigos sean unos “plastas”.

3- DISTORSIÓN: Este tercer y último factor de desajuste depende de la emotividad y tiene su origen en la importancia y la implicación que tengamos en el tema. Si la mente cree que algo nos puede afectar, utilizará nuestros mecanismos biológicos para provocar un movimiento interno (e-motion) con la idea de protegernos. Pero resulta que las emociones están diseñadas para las situaciones de supervivencia y para obtener los máximos recursos para la defensa; detienen o ralentizan la mayor parte de las funciones del organismo; entre ellas la capacidad de razonar (póngase usted a hacerse preguntas cuando le viene un león de frente). Hasta aquí bien; el problema empieza cuando entramos en emotividad por cualquier cosa, perdiendo totalmente la capacidad de razonar y de encontrar soluciones tranquilas a los problemas que nos plantea nuestro Modelito.

Nuestra cultura se ha empeñado en vendernos las emociones como una especie de “alegría de vivir”; nos saturan de estímulos y “necesidades”. Lo que logramos con ese absurdo planteamiento es ir atrofiando, poco a poco, nuestra capacidad de sentir y de disfrutar de las pequeñas cosas cotidianas, incluidos a nosotros mismos. Hemos de evitar la distorsión emocional controlando tanto las euforias como los disgustos; no se imagina la cantidad de decisiones estúpidas que puede ahorrarse.

Preguntas e imágenes de reprogramación.

Tenemos que buscar nuestras propias preguntas y frase-imágenes de decantación para ir orientando al subconsciente en la dirección correcta. He aquí algunos ejemplos:

¿Por qué me conviene controlar mi Sensación de verdad? Porque me cierra las puertas del Aprendizaje y me abre las del conflicto.

¿Cuál es la postura más adecuada para garantizar un buen proceso de aprendizaje y mejoras? Mantener la Calma y Analizar tomando cierta distancia.

¿Nos conviene comprender lo mejor posible el punto de vista de los otros? Sin duda entender mejor a los demás nos facilitará las cosas; luego ya decidiremos.

¿Cuál es la clave del correcto aprendizaje? Preguntar y preguntarse es fundamental.

¿Quién controla mi vida actualmente? Mis creencias; voy a revisarlas para recuperar el mando.

***RESUMEN DEL CÍRCULO DE LOS TRES ERRORES:

-Los Tres  Errores Fundamentales que estamos cometiendo constante y automáticamente son: “Yo Soy”, “Yo Necesito” y “Yo sé”.

-Las Cadenas Mentales (Creencia-Juicio-Emoción-Reacción) que han tomado el control de nuestras vidas, se sostienen en esos Tres Errores.

-Hemos aprendido a funcionar de esta manera por Condicionamiento Emocional, así que procede un Des-condicionamiento Tranquilo.

-LO QUE REQUIERE NUESTRO RETO DE AJUSTES ES:

1.- Rebajar nuestra Sensación de Verdad entrenando la Calma Innegociable (Control del Campo Afectivo)

2.- Entrenar nuestro Potencial Comprensivo recuperando las Preguntas (Análisis Ordenado de las situaciones que requieren soluciones y/o mejoras).

3.- Fortalecer nuestra Capacidad Ejecutiva (toma de decisiones) en base a criterios bien analizados, estrategias concretas y un seguimiento riguroso de los resultados.

Sólo nos falta tener claro en qué zonas concretas vamos a ejercitar nuestro Proceso de Mejoras:

4.2  “PROBLEMAS” QUISTE.

Le hemos puesto este nombre a esos asuntos o problemas enquistados que se nos repiten a diario, se traducen en preocupaciones recurrentes e invaden nuestra capacidad de disfrutar de la vida.  Temas repetitivos que, si no se ajustan, tienden a convertirnos en autómatas resignados o a empeorar creando problemas aun mayores. Esas son nuestras verdaderas zonas de Ajuste, Mejora y Aprendizaje.  Tenemos que localizarlos en nuestros 3 Planos Internos (Físico, Químico y Mental) y en nuestros 3 principales Ámbitos de interacción (Familiar, Social y Laboral).

Esta es la estrategia correcta para eliminar nuestros Problemas Quiste:

– Q1: Lo primero que hay que intentar es un Ajuste Constructivo. Analizar bien la raíz/causas del problema y plantear soluciones inteligentes; o sea: aclarar nuestras ideas y tomar una actitud resolutiva, constructiva y firme; de forma que la otra parte note que se le ofrece una salida razonable que también tiene en cuenta su punto de vista. Se trata de dejar claro que el asunto se va a solucionar de una u otra manera y asumir cuál es la responsabilidad real de cada uno a la hora de tomar decisiones. Si se hace bien, esta primera opción suele dar el mejor resultado de los posibles.

En el caso de que no sea posible la suma o un acuerdo razonable, pasaremos a la segunda opción:

– Q2 Eliminación firme y tranquila del problema. Si la otra parte no entra en razones después de un margen razonable y medido, toca preparar una alternativa que minimice el efecto que nuestros miedos y dependencias van a tener sobre nuestra capacidad de decidir. De lo contrario volveremos a la casilla de partida con un plus añadido de cantamañanas manipulable:

– Q3 Zona de acostumbramiento, mediocridad y conflicto. Fastidiarse otra vez todos los días con los mismos temas; instalarse en la debilidad y resignarse a lo que sea por miedo a que “sea peor el remedio que la enfermedad”. Bien, seguramente no hace falta, pero le voy a decir lo que va a pasar si no Ajustamos nuestros Problemas Quiste:

– Ayudaremos a los demás a convencerse de que somos dependientes y manipulables.

– Multiplicaremos nuestro malestar y aburrimiento innecesariamente, combinando pequeños disgustos con alivios pasajeros.

– Finalmente el problema explotará y se “resolverá” de forma descontrolada, es decir, emocional y no estratégicamente.

La actitud de Ajuste nos va a orientar a detectar cuanto antes los problemas (incluso “verlos venir”) y, desde luego, no consentir de ningún modo que lleguen a Q3. Si alguno llega ahí, le aplicaremos inmediatamente Q1 o Q2.

Por supuesto, en la resolución de Problemas Quiste aplicaremos AVIA (Análisis-Visualización-Impacto-Acción), técnica para la Reprogramación Subconsciente de la que ya hemos hablado. Estos problemas o zonas de ajuste suelen contener bloqueadores emocionales que hay que limpiar para recuperar nuestra capacidad de afrontarlos adecuadamente, pero con un poco de entrenamiento se le coge el gustillo a la resolución de problemas.

Para terminar, échele un vistazo al Cuadro Resumen de los 7 Pilares del Método de Ajustes y mire a ver si es capaz de que sus programas mentales le dejan iniciar este interesante e importantísimo Reto.

NOTA: Si le parece interesante nuestro planteamiento y/o tiene interés en poner en marcha su Proceso de Ajustes, disponemos de un sistema de apoyo y orientación a su disposición. No dude en ponerse en contacto con nosotros.